General Arrando

VIVIENDA

La vivienda era un laberinto sin sentido, espacios oscuros, recorridos secundarios.
Con la goma como única herramienta de trabajo, permanecer sin gravedad, pisar para flotar. Una nube en la que pisar y un techo clásico en el que fijar la realidad.
Lo clásico es el orden que se respeta, se restaura y se da valor. La iluminación como argumento conductor entre la línea de unión entre lo moderno y lo clásico.
Las encimeras como obras escultóricas y las puertas oscuras, con peso y masa para poder atravesar.
Espesores de muros, alturas esbeltas, congestiones y descongestiones, simetrias en las instalaciones.
Silencio, borrar y levitar, el movimiento lo pone la propia vida. El color también.

 

Borrar. Levitar.

 

Area: 294 m2
Cliente: Privado
Material: Madera
Constructora: Gos Archlab
© photo: Gos Archlab